Durante la ceremonia de clausura del programa PCG-T-4 el pasado 24 de Agosto 2012, el Lic. Alejandro García Cervantes, Director General de Leche Bell y egresado de ICAMI, ofreció unas palabras a los nuevos egresados.

“Buenas tardes a todos: En primer lugar quisiera agradecer la gentileza de los Directivos de ICAMI por distinguirme con la oportunidad de dirigirme a todos ustedes en esta ocasión tan especial, y sinceramente menciono la palabra “especial” porque al paso de los años he podido ser  testigo del paso de muchas personas,  funcionarios, gerentes que como ustedes, han pasado por estas aulas y que, a través de su programa, estoy plenamente seguro les ha cambiado la visión de negocios, de la empresa, de  la manera de dirigir sus empresas y áreas de responsabilidad, pero también el cómo han cambiado al grado de ser mejores personas, mejores colaboradores y compañeros de trabajo. Estoy seguro porque yo también estuve en un lugar que ustedes ocupan hoy en esta aula y sé que se siente una gran satisfacción por concluir este valioso e inolvidable programa de perfeccionamiento de competencias gerenciales.”

“Estoy cierto y seguro que esta ceremonia de clausura de programa les deja gratos y muy significativos sentimientos de haber cumplido y en este año y entorno, quisiera sugerir unas simples y sencillas reflexiones para esta ocasión, la primera de ellas es la del agradecimiento, porque una de las facultades que distinguen al ser humano, es su calidad de ser y en su calidad de ser es el saber ser agradecidos y el día de hoy hay muchas cosas que agradecer, primero al ICAMI, que tuvo la visión de venir a Torreón para desarrollar estos programas; a su empresa donde ustedes laboran por la oportunidad que les brindaron de tomar el programa, a los directivos, personal docente y administrativo por su calidad y calidez profesional y humana, por el trato y servicio que nos dispensaron durante todo este año, también a nuestras familias por la paciencia, comprensión y tiempo que les quitamos por atender nuestros estudios y reuniones.”

“Hay que agradecer también a su esfuerzo que le dedicaron al estudio de los casos, por la tenacidad y exigencia en el análisis y en sus aptitudes que tuvieron que poner a prueba, por ser fiel al Método del Caso, que fue la metodología que nos permitió aprender a pensar, a discutir, a respetar ideas, a saber escuchar, a tener una estructura de pensamiento que hoy, después de un año, puedan concluir acertando a decir, soy mejor persona, soy mejor profesional, mejor ser humano.

Gracias ICAMI y gracias a ustedes por su amable atención.”